Sufriendo hasta el final

Por más que Temperley fue el que más buscó a lo largo de los 90´, parecía que el debút de Biggeri no sería con victoria, pero a solo 5´ del final, un cabezazo de Cristian Quiñónez puso el 1 a 0 y la justicia en el marcador.

Duro debút para el nuevo DT de Temperley Aníbal Biggeri, que con solo un par de días al frente del plantel, debía enfrentar a un rival directo por la permanencia, y solo un triunfo traería al plantel la calma necesaria para comenzar de la mejor manera esta nueva etapa.

Desde el arranque se vio que los rosarinos, con las parecidas necesidades, ya que también perdieron a su técnico hace pocos días, buscaban principalmente no perder en su excursión por el Beranger. El Charrúa planteó el partido esperando metido atrás y buscando salir de contra, mientras que Temperley lo buscó con todo desde el minuto cero.

En un primer tiempo con muy pocas llegadas, las mejores fueron del Cele con tiros de media distancia. La más clara la tuvo Matías Miramontes sobre el cierre de la primera parte, en un fuerte disparo desde fuera del área que el arquero charrúa le tapó muy bien.

Por su parte Central Córdoba solo inquietó en una oportunidad, con un remate desde lejos que le picó a Crivelli y atravesó en área buscando una pierna que la mandara al fondo de la red.

En la segunda etapa la desesperación comenzó de sentirse en el Beranger, lo que fue aprovechado por los visitantes manejando un poco más la pelota y logrando armar algunas jugadas de contra.

Con las entradas de Luís López y González por Montenegro y Campodónico, Temperley acorraló al Charrúa en su campo, los que sin vergüenza armaron dos líneas de cuatro metidas en su área para aferrarse al punto que a esta altura cotizaba como de oro.

La justicia llegó tras un córner ejecutado por Miramontes que Cristian Quiñónez conectó con un limpio frentazo.

Los pocos minutos hasta el cierre fueron de desesperación y desorden para Central Córdoba, lo que habilitó a Temperley a liquidarlo en por lo menos dos oportunidades, un mano a mano increíble que perdió Luís López y una contra con el arco vacío, ya que el arquero Charrúa había subido a cabecear al área local, de tres contra dos que el Cele desperdició infantilmente.

El mejor comienzo para el nuevo cuerpo técnico y la vuelta a la victoria en el Beranger, donde Temperley no ganaba desde noviembre del pasado año, con el 2-1 ante Los Andes, le dan a esta nueva etapa una semana corta pero de tranquilidad para el trabajo de cara al encuentro del sábado frente a Atlanta, y la satisfacción de por fin haber aprovechado a fondo los resultados favorables de la fecha en lo que la tabla de abajo refiere.