Sin sorpresas

Con los mismos once Temperley salió a jugar el último de la primera rueda. Volvió a mostrar su falta de volumen de juego y con muy poco el local se quedó con el triunfo.

Todo conspiraba para que el encuentro fuera definitivamente malo. Un día de altas temperaturas; una cancha de pequeñas dimensiones y un local que considera a esta encuentro SU clásico, por lo que no importa cómo se juega ni que se plantea, lo les importa es no perder.

Con este panorama inicial era muy difícil que el partido se desarrollara de manera diferente. El dominio de la pelota fue repartido, con mucha marca y roce en el medio y muchos pelotazos al área esperando un cabezazo salvador.

A los 15´ llegó la primera jugada dudosa en contra de Temperley, Ronconi baja una pelota en su área ampulosamente con la mano, que solo el árbitro Paletta consideró “casual”

Las chances de gol eran más que escasas, pero Manzanares, el mejor de Temperley, tuvo la suya con un fuerte cabezazo que se fue por poco desviado.

Ambos jugaban a base de pelotazos, pero este juego le empezó a sentar mejor al local, que se acercó en varias oportunidades al área Celeste y fueron bien controladas por Crivelli. El calor hizo que se parara el encuentro para que los jugadores se refrescaran, esto enfrió un poco el partido cuando Brown se venía.

En el reinicio Temperley volvió a tener otra oportunidad, esta vez desde un corner ejecutado corto para Pansardi, quien le metió un centro a López que cabecea por arriba del arco.

El partido seguía siendo muy trabado y jugado en el medio, y es desde allí, que se genera la última ocasión de gol del primer tiempo que fue para el local, cuando Temperley pierde una pelota que llega hasta el fondo para tirarle un centro a Tridente que remata de primera con poca fuerza y puede controlar bien Crivelli.

Poco antes del final, Luís López salió lesionado, en principio solo una fuerte contractura en el gemelo, y es reemplazado por Campodónico.

En el arranque del segundo tiempo la primera oportunidad fue precisamente para Campodónico, que recibe de espaladas al arco y atorado por su marcador, no le quedo otra que intentar una media chilena que termino pegando en la red del costado del arco.

La próxima jugada de peligro del partido sería la que finalmente termina con el gol de Brown. En una muy buena jugada por la derecha, Minadeveno habilita con un paae profundo al medio del área a Fabro que sin marca, toca por arriba de Fede, que no tuvo ninguna responsabilidad en la conquista, ante la salida de este.

Luego vino la segunda dudosa, también en contra del Cele. Gianunzio la baja de cabeza en el área para la entrada de Miramontes que la manda a guardar, pero Paletta a instancias del línea cobra una posición adelantada inexistente, que claramente se comprueba en la fotos de Gambeta, donde se aprecia que en el momento del cabezazo de Gianunzio nadie está en off side.


En la protesta Giménez se lleva la amarilla, con la que suma su 5ª, por lo que no podrá estar frente a Flandria el lúnes.

Después del gol Brown se agrandó y empezó a apretar, utilizando los espacios que dejaba Temperley en la búsqueda del empate. Grecco entrando a la carrera desde atrás se lo pierde de cabeza en el borde del área chica. A continuación Brown tuvo otra para aumentar, el mismo Grecco recupera una pelota en mitad de cancha y después de desairar a dos defensores del Cele, la abra atrás para Minadevino que se lo pierde disparando desciado.

La tercera de Paletta fue a los ´40, cuando “no ve” que a Campónico lo desparraman en el área cuando se disponía a rematar.

Mariano tuvo otra a los pocos minutos, entrando al área con pelota dominada, pero su disparo se desvía en un defensor de los locales.

Una falta cerca del área a Souto, que había ingresado por Gianunzio, le da a Temperley la oportunidad de un empate agónico, pero Miramontes la ejecuta con un centro muy pasado al segundo palo donde no había nadie. La salida rápida de Burtoboy, dejó a tres de Crown solos ante Crivelli, pero el infantil pase a uno de estos que se apresuró y se adelantó, salvo a Temperley de caer por una diferencia mayor diferencia.

Hasta el cierre el partido se hizo de ida y vuelta, con la ansiedad del local de liquidarlo y la desesperación de Temperley por llevarse aunque sea un punto, pero nadie pudo concretar y el malísimo árbitro Paletta pitó el final del encuentro.

Un mal resultado producto de un mal partido, que si bien tenía todas las fichas para un empate clavado, Brown aprovecho bien una de sus oportunidades y Temperley las desperdició.

Con este encuentro se cierra la primera rueda, ya que el próximo encuentro del lunes es el primero del Clausura. La imagen dejada por el equipo en estos últimos partidos no es la mejor, pero si hacemos un balance de esta primera ronda, los 29 puntos obtenidos eran al principio del torneo la expectativa de mínima y se cumplió.

Si bien a nadie le gusta perder, y menos en nuestro estadio; ni que al equipo le falten ideas de juego, no hay que olvidarse que la tabla que importa en este torneo es la de abajo, y ahí Temperley termina el año mucho mejor de lo que lo empezó. No hay que perder de vista que esto también se debe a las malas campañas de los que pelean abajo con nosotros, pero esto también es parte del juego.