En el Beranger no levanta cabeza

Cuarto partido consecutivo, contando el de la Copa Argentina ante Excursionistas, que Temperley no puede ganar en el Beranger.

Con muy poco Barracas pudo llevarse los tres puntos, ya que Temperley volvió a jugar un mal partido; desperdició oportunidades y para colmo de males, el arquero de la visita fue figura salvando al Camionero en varias ocasiones.

Temperley comenzó manejando mejor la pelota, mientras que Barracas era todo presión y sus jugadores mostraron un entusiasmo que no se vio en los locales. Posiblemente esta garra extra se debió a la limpieza que el DT Kopriva anunció horas antes del partido, descantando para la próxima temporada a Alejandro Orsi, Maximiliano Pogonza, Mario Jara, Julián Cano y Antonio Piergüidi. Parece que esto de cuando vez las barbas de tu vecino cortar, le funcionó al DT.

Sobre el final de la primera parte el Cele se pudo poner en ventaja. Primero un cabezazo de Giménez que encontró Gómez, el arquero de la visita que comenzaba a construirse como la figura del partido, y después un fuerte remate de Montenegro que volvió a controlar Gómez.

En la segunda parte Temperley salió desde el arranque en busca del gol, mientras que Barracas, al que el empate le sentaba muy bien, se replegó en su campo con la intención de aguantar el partido.

Luís López tuvo la suya a los pocos minutos del reinicio con un disparo que se fue por poco por arriba del travesaño.

Promediando el segundo tiempo, de una falta sobre la derecha del ataque de Barracas, llegó el único gol del partido. Torresi fue el encargado de la ejecución y su tiro cruzó toda el área y se le metió a Crivelli junto a su palo derecho. Si bien como decíamos antes, Temperley no jugó bien, tampoco lo hizo Barracas, por lo que en los merecimientos no justificaba estar arriba en el marcador, pero el campo de los merecimientos es algo que muchas veces poco tiene que ver con los resultados en el fútbol.

Temperley siguió buscando y todo parecía que solo era cuestión de tiempo el empate, pero el nerviosismo y las continuas salvadas del uno visitante, fueron consumiendo los minutos y las ilusiones hasta el final.

Otro partido de los “ganables” en los que nos quedamos sin nada y cuatro encuentros consecutivos en nuestro Estadio con derrotas. Ahora hasta el cierre del año restan dos encuentros en condición de visitante, contra Brown el lunes y la próxima semana ante Flandria en Jáuregui abriendo la segunda rueda. Es fundamental para mantenernos expectantes en las posiciones de arriba y para seguir medianamente tranquilos en la de los promedios, como mínimo conseguir cuatro puntos en estas dos presentaciones, para pasar hoja de esta primera rueda, por debajo de las expectativas pero muy lejos de poderla calificar como mala, y llegar al receso en una situación timidamente relajada en los números.