Sacale una foto





En un duro partido típico de clásico, Temperley derrotó con autoridad a Los Andes, y se subió al segundo lugar de la tabla.

Nunca un Temperley – Los Andes es un partido más, pero este tenía como condimentos nada despreciables el superar al rival en la tabla de los promedios y volver al triunfo ante los vecinos, porque ya lejos quedaba en el tiempo aquel 3 a 0 del que fuera figura Cobelli en el Gallardón.

En los primeros minutos del partido, el visitante fue levemente superior con más manejo de la pelota, pero con pocas llegadas de peligro cierto. El partido se desarrollaba trabado y peleado, pero de ida y vuelta, porque ambos equipos salieron a buscarlo y se producían espacios para jugar.

A los 29´y de tiro libre llegó la apertura del marcador. El fuerte disparo de larga distancia de Giménez buscaba una cabeza que lo peinara, pero la pelota picó en la rápida cancha y se le complicó increíblemente al arquero lomense, que la manoteó y metió adentro, provocando un estallido eufórico de los asistentes que colmaron al Beranger.

Temperley no había hecho más que Los Andes para merecer esta ventaja, pero esto le importa a alguien?

El Cele se agrandó después de la conquista, con altos picos en el desempeño de Manzanares; Miramontes y Gianunzio, que pelearon todas a lo largo del encuentro. Pero el final de la primera parte fue nuevamente dominio de Los Andes, que de la mano de Bevacqua, fue metiendo a Temperley en el fondo, lo que tendría su continuidad en los primeros minutos de la segunda parte, pero solo hubo que esperar hasta los 10´ del ST, luego de un excelente centro enviado por Campodónico llegando hasta el fondo, que conecta Pansardi de cabeza de pique al piso, pero su remate se iba desviada por el fondo, Luís López llega en arremetida para cambiarle nuevamente de cabeza la dirección hacia el fondo de la red.

El partido parecía liquidado ya que Los Andes seguía sin inquietar el arco de Crivelli, por lo que parecía difícil que pudiera descontar dos tantos, pero solo nos minutos después del gol de López, en lo que era el mejor momento de Temperley, el visitante hilvana una buena jugada por la derecha, la pelota le llega a Ojeda de Los Andes, que sin nadie que lo salga a atorar, le pega desde fuera del área, para ponerla abajo junto al palo izquierdo del arco defendido por Crivelli.

Temperley volvió a meterse atrás para aguantar el resultado, en parte por que el desgaste físico comenzaba a pesar. Para contrarestarlo Fito movió el banco e hizo ingresar a Souto y Montenegro, buscando oxigenar al equipo y más velocidad en la contra, pero los ingresados no lograron el objetivo del técnico, ya que entraron muy estáticos y no lograron meter presión en la salida del visitante, por lo que los últimos minutos fueron con Los Andes presionando a puro pelotazo, que eran despejados por el fondo Celeste para volver nuevamente, y el sufrimiento de todo el público en el Beranger, pero cabe otra forma de que Temperley gane un partido así si no es con sufrimiento.

El árbitro Stoklas, de mala actuación, finalmente pitó el final luego de los 4´ que dio de descuento, para ahora si y definitivamente, desatar toda la locura de la hinchada que se ilusiona con el equipo, y porque Temperley no solo ganó el clásico, sino que también ganó un partido clave en las dos tablas y que confirma ya sin dudas el buen momento del equipo.

AQUÍ las fotos de la fiesta