No encontró el gol

Un solo punto obtuvo Temperley en la visita de Armenio al Beranger por la tercera fecha de la B Metropolitana, aunque en los merecimientos el Gasolero fue mucho más.

El equipo de Fito Della Pica fue el dueño del encuentro en la suma de los ´90 de juego, aunque el trámite de la primera mitad fue bastante chato y sin demasiadas opciones de gol, Temperley demostró claramente en la segunda etapa y sobre el final que fue más que la visita.

En el complemento el entrenador salió a ganar desde el primer minuto de juego, reemplazando desde el vestuario a Guiñazú por Lucas Teijeira (volante ofensivo por marcador de punta) lo que le dio mayor dinámica y dominio del juego.

Todo indicaba que el once Celeste se iba a llevar los tres puntos producto del absoluto dominio del juego y su ofensiva punzante, tanto así que no asombró cuando el primer ataque de los dueños de casa terminó en la pena máxima.

Luis López agarró la pelota y caminó con decisión hacia el punto penal, tomó carrera y fusiló al guardameta visitante que solo atinó a acompañar la trayectoria de la pelota que se estrelló contra el travesaño y volvió al campo de juego.

Luego de un golpe Emiliano Gianunzio le dejó su lugar al juvenil Matías Rotondi, delantero por afuera proveniente de Argentinos Juniors en un nuevo cambió netamente ofensivo.

Pansardi por derecha y Miramontes por derecha desbordaban todo el tiempo a la defensa visitante; a ellos se les sumaban Teijeira y Rotondi por la derecha; y Demaldé por su banda.

En el medio Luis López y Andrés Montenegro daban muestras de querer ganarlas todas y poco a poco el arquero visitante se fue convirtiendo en la figura del partido.

Promediando el complemento salió dolorido Luís López y entró un inspirado Mariano Campodónico que, de cabeza primero y de tiro libre después tuvo dos clarísimas chances de marcar que terminaron de colocar al golero visitante como figura indiscutida del encuentro.

Sobre los minutos finales la desesperación le quitó claridad al juego de los locales y Armenio aprovechó para contragolpear, aunque sin gran claridad, pero al menos alejo un poco la pelota de su arco.

Y aquí las sensaciones encontradas. Temperley obtuvo solo un punto ante el amarrete Armenio, pero por otro lado se trató de uno de esos típicos partidos que se dominan 89 minutos y se pierden uno a cero sobre la hora maldiciendo todas pelotas que no entraron, por lo que puede decirse que pese a merecer más fortuna el equipo Gasolero terminó el encuentro armado, buscando la victoria y se retiró ovacionado por su gente que colmó el Beranger pese a ser un martes de invierno por la noche.

AQUÍ las fotos del partido