No procede

Pese a todos los intentos y reuniones llevadas adelante con las autoridades policiales, el encuentro ante el Aragua venezolano debió ser suspendido y Temperley jugará este domingo desde las 11:00hs ante el selectivo de Independiente de Avellaneda.

Primero fue la baja imprevista de la gente de Lanús del amistoso ya programado. Ahí apareció el Aragua FC de la primera venezolana que se encuentra en el país realizando su pretemporada. Se programó el partido para el sábado por la tarde, pero al ser avisado el CoProSeDe negó en principio la autorización necesaria. Ante esto se hicieron contactos al más alto nivel provincial que abrieron la puerta para jugarlo el mismo sábado pero por la noche, debido al partido programado para la misma hora de Los Andes vs Rosario Central.
Rápidamente se tuvo que salir a contratar el grupo electrógeno que alimenta la iluminación del Beranger, que tiene un costo significativo, pero junto con su autorización el CoProSeDe exigió 140 efectivo policiales que finalmente se pudieron bajar, no si esfuerzo, a 90, lo que a todas luces sigue siendo un disparate para un amistoso ante un equipo venezolano. Con estos gastos si se jugaba el sábado por la noche, el saldo económico del encuentro sería en el mejor de los casos nulo.
La nueva alternativa fue disputarlo el domingo por la mañana, ahorrando así el costo del grupo electrógeno, pero la cantidad de policía requerida seguía siendo de 90 hombres, y por ser domingo, cobran doble.
Ante todas estas complicaciones, más un nuevo escollo planteado desde la distrital, que tampoco quería el partido el domingo por que por la tarde jugaban Racing e Independiente (?). Siendo viernes a media mañana sin poder confirmar absolutamente nada; con los venezolanos en Rosario esperando una respuesta, se decidió cancelar el amistoso y cerrar un partido de entrenamiento ante el selectivo de Independiente. Todo el relato anterior transcurrió en apenas dos días.
Los errores dirigenciales existieron, pero son atribuibles a la falta de experiencia y de manejo con las autoridades policiales y con el CoProSeDe, pero las exigencias desmesuradas de estos, no son más que una pequeña muestra más de la herencia que los nefastos personajes dejaron en Temperley. A lo largo de este campeonato seguramente seguiremos hablando y mucho de los operativos policiales que tenemos por delante. Se tendrá que trabajar con paciencia para revertir lo que en materia de seguridad los pasados dirigentes nos legaron y hoy ya sabemos con que bueyes aramos.