La alegría siempre fue gasolera

Por Hugo Delgado - Tengo que ser honesto y decir que hoy a muchos se nos escapó un lagrimón de alegría. Ver el Club ganado por la Familia Celeste, pero esa familia apellidada Gasolera, no la otra familia de la que hablaban los ocupas que durante dos años le robaron a nuestra gente hasta las ganas de reír.

Ver a chicos y chicas tomando mate o una gaseosa bajo los árboles; a padres con sus pibes; a chicos de seis, siete, ocho años corriendo atrás de una pelota... Conmovedor.

Podría decirse que el domingo de hoy fue algo así como el Día de la Primavera Celeste. Algo más de un millar de socios compartiendo el bien común, el Club, y la comida y la tarde a pura diversión, como una especie de exorcismo necesario después de tanta oscuridad. Y como siempre ustedes, con esa sonrisa radiante, contagiando optimismo; sembrando emociones.

Cuando sobre el final, justo antes de que hiciera irrupción nuestra murga Celeste, el chico que cantaba empezó con las canciones de nuestra tribuna, la emoción llegó a su clímax. Los ojos iluminados de sentimientos profundos, de amor y de emoción.

Como siempre cuando alguno de ustedes me dice "gracias" por alguna foto, respondo lo mismo, gracias a ustedes, Gracias por permitirme reflejar, retratar, el más bello de los retratos, el del Pueblo Celeste que una y otra vez se levanta de las peores caídas para volver a ponerle el pecho a la adversidad. Gracias... y un gran abrazo Gasolero para todos.







El resto de las fotos en el Facebook de Gambeta