Con la Pólvora Mojada

El Gasolero mereció quedarse con los tres puntos por lo hecho a lo largo de los ´90, pero la buena noche de Lisandro Mendoza, que atajó en este partido más que en toda la temporada que pasó en Temperley, y el no poder aprovechar sobre el final el hombre de más, hizo que el partido quedara igualado, lo que les sentó mejor a los de Vicó.

Bajo una cortina de agua programada para durar todo el encuentro, Temperley empató su encuentro por la 29º ante Brown de Adrogué. Es de destacar la asistencia masiva del público gasolero, que aguantó estoico el temporal de agua y el buen estado del campo de juego del Beranger, que soportó magníficamente la tormenta sin que se vieran charcos; barriales ni desprendimientos notables en el césped.

En el arranque ambos equipos quisieron ser protagonistas, pero con el correr de los minutos fue Temperley el que finalmente se declararía dominador del juego. A los 14´ ante una mala salida y resbalón del arquero visitante, un cabezazo sin demasiada convicción de Pancho Martínez, se colaba pidiendo permiso al fondo de la red, poniendo arriba en el marcador al que más había buscado.

Con el marcador a su favor, Temperley siguió dominando pero sin llegar con peligro cierto al área de Brown, que sobre el final del primer tiempo perdió a su goleador Grecco con una contractura y fue reemplazado por Avalo.

La segunda etapa se inició con un Temperley algo perdido en el medio, lo que facilitó llegadas más profundas del rival, que también a los 14´ igualó el partido con un disparo sin marca desde fuera del área de Fabro, que fue abajo y pegado al palo izquierdo de Medina, que pese a la estirada no pudo despejar

Bianco movió el banco y mandó a la cancha a Marclay por Mauro Macalik y a Luís López por Campodónico, con los que Temperley sumó tres delanteros hasta el final del partido, pero es aquí que brilló la figura de Mendoza sacando dos pelotas claras de gol con atajadas de otra categoría y de otro arquero.

Las cosas pudieron cambiar en los últimos 25´ ya que la visita se quedaba con diez por la expulsión de Zerbo, pero fue en este tramo donde Brown pudo ganarlo ya que pasó a ser el dominador del encuentro, lo que nunca había logrado con once en la cancha. Sobre el final Medina, de muy buen partido, salvó el punto con una volada espectacular, desviando al córner una pelota de Minadevino que se metía en el ángulo.

Si bien el punto no sirve de mucho, Temperley demostró no ser menos que el hasta hace unas semanas encumbrado Brown; sigue sin perder en el Beranger y sumó tres partidos sin derrotas, lo que visto desde la perspectiva de los últimos meses del equipo, no es para nada poco.

FOTOS NO HAY

Lamentablemente volvemos a no poder ofrecerles la cobertura fotográfica del partido, porque nuevamente Gambeta fue el único medio impedido de ingresar al campo de juego para efectuarla, a lo que en el día de ayer se sumó el intento de no dejarnos acceder directamente al Beranger, cosa que ordenaron a los controles, pero después cara a cara, ningún dirigente tiene la grandeza (o huevos en criollo) necesaria para hacerse cargo. Lo que si lograron es prohibirle a Navarrito repartir la Revista en la platea. Esperamos que por lo menos le hayan dado de su bolsillo los $100 o $150 que se gana habitualmente con las propinas. Que chiquitos que son...