Para soñar con otras cosas

Casi siete meses pasaron para que Temperley volviera a logar dos triunfos consecutivos, desde la 5ª fecha, el 2 de septiembre del pasado año cuando derrotó a Villa San Carlos en Berisso y a Lamadrid en el Beranger. Los últimos tres triunfos consecutivos el Gasolero los consiguió hace casi dos años. Casualmente el tercero de esa racha del equipo de Vivaldo fue ante Brown de Adrogué en nuestra cancha. ¿Se volverá a repetir la historia?

Como ya venimos diciendo desde hace algunos partidos, las principales característica de este equipo de Bianco son el sacrificio y el orden táctico. El de ayer en Barracas no fue diferente, el equipo mostró marca desde el arranque no dando pelotas por perdidas y presionando al local en la salida complicándoles la generación de juego.

Sin Mariano Campodónico, suspendido por acumulación de amarillas, reemplazado por Luís López, y con Marcos Giménez por Rial, los once del Chaucha fueron:

(1) A. Medina
(4) L. Barrios - (2) A. Manzanares - (6) F. Martínez - (3) L. Witoszynski

(7) L. Teijeira - (5) C. Keosseián - (8) P. González

(10) I. Fernández

(9) L. López - (11) M. Giménez


Fue Barracas el que buscó desde el inicio y Temperley lo aguantó bien esperando su oportunidad, que llegó a los 20´ de iniciado el partido, con una gran jugada de Manzanares que descarga en Gimenéz que pateó de lejos para convertir un golazo que abría el camino. Apoyados en el marcado favorable, el equipo de Bianco se transformó en el dominador del juego hasta el cierre de la primera parte.

La segunda etapa siguió por los mismos carriles, con Temperley controlando los intentos del local, que mostraba toda su limitación e impotencia, ya que no encontraban cómo llegarle con peligro al área de Medina.

A los 12´ entró al campo Mauro Macalik por Luís López, que si bien no supo generar oportunidades para marcar, tuvo un buen desempeño en la marca y molestando en las salidas de los del fondo de Barracas. Macalik, en su primera intervención, deja en el camino a dos defensores y a Elías Gómez en su salida, para empujarla al fondo de la red y convertir, lo que hasta ese momento parecía, la liquidación del partido, que lo tuvo posteriormente en los pies de Campomar y de Souto en dos oportunidades, sin poder concretarlas.

Estos errores agrandaron al local, que acorraló a un Temperley muy metido atrás al igual que ante Armenio, y lograra el descuento a los 30´. Todos los fantasmas bajaron sobre los muchos Gasoleros presentes en la platea, que no dejaban de mirar atrás del arco de medina, donde se ubicaron los dirigentes Celestes.

Barracas tuvo el empate en varias oportunidades en estos últimos 15´, pero por falta de pericia en sus delanteros, mano a mano con Medina, o por salvadas en la línea, como la de Manzanares de cabeza, aguantaron el resultado y el sufrimiento hasta el final.

El Gasolero con estos 3 suma 31 puntos, para quedar en la 12º de la tabla, y aunque todavía falta por jugarse más de la mitad de la fecha, a 4 sobre Tristán Suárez y 10 sobre San Telmo en la lucha por la permanencia. También quedamos a 6 del último puesto del reducido. ¿Podremos empezar a soñar con otra cosa y mirar las tablas de distinta manera?, el resultado del próximo encuentro ante Brown puede darnos algunas respuestas.

AQUÍ las fotos del partido