Y un día despertó

Temperley demolió esta tarde en Ezeiza Tristán Suárez con un 1-3. El Gasolero no solo fue contundente en el marcador, sino también en el manejo del juego convirtiendo en los momentos justos para desgastar anímicamente al local.

En el arranque todo pintaba mal, muy mal. A los 4´ Suárez convertía su gol y parecía que la historia se repetía ya que tenía el dominio del balón y varias oportunidades para el segundo, lo que nos parece hubiera liquidado el encuentro a su favor. Pero en el peor momento de Temperley, Juan Pablo Rial convirtió impecablemente a los 15´ por arriba de Brum el empate y repitió a los 20´, con un fuerte disparo al arco que rebotó en un defensa descolocando al arquero. Suárez pasó de tener todo a no tener nada y a un equipo golpeado como esta hoy el Lechero, esto se le hizo cuesta arriba.

Temperley se agrandó y tuvo su mejor pasaje con varias oportunidades para ampliar lo que sería la goleada final, a los 20´ una jugada con cinco tiros al arco (si, cinco) con sus respectivas salvadas de Brun o rebotes en los defensores, que increíblemente no terminó en la red; a los 38´ Rial, luego de superar al arquero, con todo el arco a su disposición la tiró afuera. El tercero llegó a los 41´ por medio Rial que la taquea para Witoszynski que con un disparo fuerte de derecha la manda al fondo de la red. Solo un minuto después, Mariano Campodónico le pega desde el borde del área venciendo a Brun pero la salva un marcador sobre la línea.

Temperley se fue el entretiempo ganando 3 a 1, y pudo haber sido 4 o 5. Entró perdiendo desde el vestuario; se lo pudieron haber liquidado; lo dio vuelta y con goleada. Qué más se puede pedir para solo 45´?

En el segundo tiempo había que aguantar el embate de Tristán Suárez, que empujado por la gente y su “derby” (?), iba a salir a descontar, por lo que Temperley se fue metiendo atrás a esperar una contra de la mano de la velocidad de Rial. Pero el embate del local solo consistió en centros y pelotas paradas de las faltas que ganaban cerca del área, que Medina se encargó de neutralizar con varias descolgadas o despejes, haciendo para él una tarde fácil, pero debido a su buen trabajo, porque no se complicó ni erró en ninguna, con una tarea impecable.

El Gasolero pudo ampliar el marcador entre otras con un cabezazo de Campodónico que se fue por arriba del travesaño.

Hoy el equipo mostró marca; entrega; concentración y, sobretodo, no bajó los brazos en los peores momentos. Es de destacar el desgaste de Rial; Macalik y Campodónico, no dando ninguna por perdida. En el caso de Mariano se lo vio a los 40´ del segundo recuperando una pelota, que había perdido en una dividida de mitad de cancha, en el borde del área Celeste, lo que muestra el compromiso y la garraEnlace puso hoy en Ezeiza a lo largo de todo el partido. Le faltó coronarlo con un gol que no se le dio solo por falta de “ligue”, ya que las oportunidades que tuvo las resolvió bien.

Esperemos que este sea el partido bisagra, donde Temperley se de cuenta que no es menos que nadie, y salga de una vez por todas de esta racha negativa de cara a la próxima rueda.

AQUÍ las fotos del partido