Falta poco y mucho

Por Juan Pablo Marrón